Concurso mercantil de Mexicana en su fase final

22/05/2013
Concurso mercantil de Mexicana en su fase final

En los últimos días diversos medios de comunicación han informado sobre la posibilidad de que la aerolínea Mexicana de Aviación se vaya a la quiebra, después de un extenso procedimiento concursal mercantil. Los medios han afirmado la terminación del concurso y la posible quiebra en que caería la aerolínea pues la Jueza rectora del procedimiento concursal la Licenciada Edith Alarcón anunció que ninguno de los inversionistas interesados en la aerolínea cumplió con los requisitos estipulados en la convocatoria lanzada en enero pasado.

La Jueza Edith Alarcón confirma que los inversionistas no tienen la disponibilidad de los cien millones de dólares necesarios para estar visibles ante un ente financiero nacional. Estos eran reconocidos como los únicos y potenciales inversionistas para el reinicio de la firma.

Dadas las circunstancias es que existe la nula posibilidad de rescate de la aerolínea Mexicana de Aviación pues el plazo para la celebración del convenio del concurso mercantil está fijado para el mes de junio del presente año y siendo difícil encontrar algún inversionista, la empresa se iría a quiebra.

No cabe duda que el presente procedimiento concursal tuvo temas e intereses políticos y que sin duda entorpecieron para llegar al rescate de la aerolínea. Aunado a ello, el procedimiento concursal no se llevo debidamente por la autoridad judicial, pues en la propia Ley de Concursos Mercantiles se establece que la empresa debe continuar sus operaciones y por lo tanto encontrarse en un estado de “suspensión de pago” con sus acreedores en lo que se llega al convenio del concurso mercantil, cuestión que no sucedió, pues tenemos que desde que la aerolínea se fue a concurso mercantil no ha operado contraviniendo la propia ley del procedimiento.

Por lo tanto dadas las circunstancias planteadas, es que se considera que el procedimiento judicial de Mexicana de Aviación esta en sus últimas teniendo como resultado la quiebra y posteriormente el reparto de bienes a los acreedores; dejando así a miles de desempleados que de manera directa e indirecta se pronostica que son alrededor de 8 mil personas.


Lic.Victor Hugo López Lamadrid